domingo, octubre 21, 2007

Homenaje a Juan Antonio Cebrián

Anoche, como cualquier sábado que uno no sale, me disponía a escuchar su programa La Rosa de los Vientos. Cuando no lo podía oir en directo me lo descargaba de internet para escucharlo, pero ayer nos dejó bastante tocados a todos los que eramos aficionados a su programa. Ayer (hoy más bien) a la una de la madrugada, cuando muchos oímos el comunicado de su adios, se nos heló la sangre. No estoy de acuerdo con la calificación simplista sobre su programa como "programa de fenómenos paranormales" que le dan los noticiarios digitales. Si bien estos temas eran tocados, sobre todo en una sección denominada la Tertulia de las 4C, este programa era mucho mucho más. Su sección denominada Pasajes de la Historia era un ejemplo magistral de narrativa radiofónica, tan escasa en los tiempos que corren. Era un contador sublime, no ya de historias, sino de la Historia con mayúsculas y nos avivaba la imaginación transportándonos desde los tiempos de Viriato a los trágicos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, desde Numancia a la Italia Renancentista, desde los samurais a los propios templarios (su último pasaje de la Historia del pasado domingo), de Sócrates al propio Galileo, desde el propio Argantonio, el genuino, a Alejandro Magno y como no, ya que sale a colación el nombre de Alejandro, no podemos de dejar de nombrar a Alejandro, su hijo, de apenas dos años y que nos presentó en sociedad en su programa....ahí queda su legado, unos documentos que se encuentran en multitud de páginas web creadas por la familia rosaventera, como bien se venía llamando. Y qué decir de la sección Lugares de Poder con su invitado Juan Ignacio Cuesta y que es motivo de que este humilde sitio web, como otros muchos seguramente, exista. Los argantonios hemos conocido numerosos lugares perdidos de la piel de toro gracias a Lugares de Poder, desde el santuario celtibérico de La Conquezuela, al castillo templario de Montalbán, desde la Cueva del Reguerillo a la Cueva de la Luna y muchísimos otros pendientes en la agenda argantoniana. La verdad que pocas veces he sentido un vacío tan grande con respecto a una persona que no conociera personalmente, aunque él parecía conocernos a todos y nos consideraba amigos a todos los integrantes de la gran familia rosaventera. Quizás por eso podemos decir que se nos ha ido un amigo, un gran amigo. Un hombre "encantado y feliz, como una lombriz".

2 Comments:

Blogger ABRAHAM LÓPEZ MORENO said...

Pasé por tu blog y de camino te mando un saludo

9:18 p. m.  
Blogger Argantonios said...

Otro para ti amigo cazorlense, gran página la tuya, preciosas fotografías de la comarca, un saludo Abraham.

11:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home