lunes, julio 09, 2007

De nuevo la villa romana de Carranque

El domingo 1 de julio por fin visité la villa romana de Carranque. Desde hace tiempo, y sobre todo a partir del artículo que por aquí anda, eran todo ganas de visitar el lugar. Así, una vez cumplido el objetivo, era obligado para un servidor abrir una galería de fotos que tomé en dicha visita. Una lástima no haber podido fotografiar los dos últimos mosaicos, el de la sala de banquetes (la escena en la que Ulises entrega a Aquiles a su esclava Briseida) y el más emblemático de la villa de Materno, a la salida de la sala de banquetes, en la fuente, el del dios Océano, pues justo en el momento de intentar fotografiar al titán, la batería de la cámara se quedó a cero, es como si el dios celoso de su intimidad hubiera impedido dicho acto ante tanta instantánea sufrida ya desde el día de su redescubrimiento. Al menos mis ojos sí pudieron captar la existencia de este mosaico y contemplar in situ al dios que tantas veces había visto en fotografía.

















Ahí teneis las fotografías que pude tomar:

http://galeria2argantonios.galeon.com/galeriavillamaterno.html

Así, aprovechando lo de la galería de imágenes, estamos de nuevo hablando de este vestigio del pasado, habitado en la época del bajo imperio romano (Siglo IV d. C.) y en tiempos más tardíos en lo que se refiere a la Basílica, que fue incluso abadía de templarios en siglos posteriores al que fue supuestamente propietario de la villa de los bellos mosaicos, Materno Cinegio.
Es más, la basílica conocida como Santa María de Abajo, según leí en el centro de interpretación, estuvo en pie hasta principios del siglo XX, cuando fueron volados con dinamita los restos para la reutilización de sus materiales por los vecinos de la zona, ...siempre fuimos un poco brutos los conocidos como homo "sapiens".

Lo que evidentemente quedó abandonado y oculto desde el mundo antiguo hasta nuestro días, fue la propia villa de Materno, alejada unos trescientos metros de la Basílica, fue a raíz de su casual descubrimiento en 1983, cuando se estudiaron los demás restos y zonas (ninfeo y
basílica), así se supo por las columnas encontradas y más restos, que esa basílica ya estaba en pie cuando el tal Materno paseaba por aquellas tierras. Me di cuenta visitando el lugar, que el inventario arqueológico aún está por escrutar, pues en una zona cercana a donde está lo que fue la propia villa, en dirección al Guadarrama, las excavaciones continuaban. Ya veremos a ver que nuevas sorpresas nos descubren los estudiosos de campo, bendito oficio el suyo.
















Nueva zona estudiada



Camino de Carranque, vi la transformación sufrida en la zona, muy similar a la de otras tantas con esto de la especulación inmobiliaria de estos años. Hacía más de diez años que no pasaba por allí, y la verdad que eché de menos una pequeña arboleda donde me paraba con la bicicleta a darle buena cuenta al bocata de turno y a disfrutar de las vistas con las montañas de telón
de fondo, justo donde la sierra de Guadarrama y la de Gredos se juntan. Finalmente el autobus de línea me dejó en la plaza mayor del pueblo, llamada Plaza de la Villa, estando la misma ocupada por un gran número de amantes del pincel inmortalizando rincones de la plaza y del municipio, pues te los encontrabas por casi todas las calles del pueblo, incluso camino del parque
arqueológico. Estaban participando, como deducí en un inicio y luego comprobé, en un certamen de pintura organizado por el ayuntamiento de Carranque. Después de reponer fuerzas en un bar para el camino, y dejar a la gente viendo si Fernando Alonso recuperaba o no posiciones en el "Gran premio de Francia", sobre las dos de la tarde emprendí rumbo a la Villa Romana de Materno. Mis cálculos no fueron muy exactos, pues cuando yo pensaba que eran tres kilómetros de camino, un cartel a la salida del pueblo derrumbó mi estimación indicándome rapidamente que eran cinco, cosa que tampoco me importó demasiado, a uno le gusta pasear por el campo y el día no estaba muy caluroso a pesar de ser ya primero de julio, eso sí, nunca os olvideis del protector solar, a la noche y al día siguiente me acordé bastante del descuido. Me llamó la atención la gran cantidad de dinero que se habrá invertido en este parque arqueológico, lo cual está muy bien y debería ser ejemplo para tantos otros importantes yacimientos diseminados por nuestra antigua Iberia, aunque aquí se puede abrir el debate de si es mejor dejar los lugares en su propia virginidad en el que fueron encontrados unicamente ocupándose de su estudio y mantenimiento, o es preferible hacer una infraestructura de este tipo, pues de entrada, lo que yo creía que era un simple camino asfaltado, era sin embargo una ancha carretera, cuando
esta no une Carranque con ningún otro municipio, unicamente (y no restando por supuesto importancia al asunto con la utilización de dicho adverbio) se dirige al Parque Arqueológico de Carranque, habiéndose construido sobre un antiguo camino que recorría dichos campos, aunque muy probablemente pudiera ser el antiguo camino que unía Carranque a Casarrubios del Monte cuando aún no existían los automóviles. Tras disfrutar de los paisajes, dejando a mi izquierda la urbanización pionera de chalets y casas de campo en este municipio, el Coto del Zagal (ahora son muchas más las urbanizaciones que rodean el pueblo) me adentré por completo en los campos manchegos descendiendo por el valle camino del Guadarrama, donde en la otra orilla, junto a la propia ribera del río, me esperaba el yacimiento. En dicho camino se disfruta de extensas panorámicas por todo este ancho valle y con las montañas, como dije, de horizonte. Poco a poco me acercaba, sin apenas cruzarme con coches (era una hora en la que los visitantes de la mañana ya habrían abandonado el lugar, y pronto aún para los de la tarde) y eso sí, con algún ciclista que venía de vuelta hacia el pueblo sí me crucé. Tras bajar una pronunciada cuesta, justo ya me topé de frente con el aparcamiento para los visitantes y un moderno puente sobre el Guadarrama , por el que se accedía a un pequeño bosque y poco después a la propia entrada al parque arqueológico a través del Centro de Interpretación. Tanto aparcamiento, como puente, como centro de interpretación, como cafetería, como merendero... son la prueba de la importante inversión de la que hablaba. Dentro del centro de interpretación me pusieron el video que se encuentra en youtube y que en el anterior artículo sobre Carranque lo podeis encontrar. Después pude contemplar una exposición de piezas y objetos encontrados en el yacimiento (objetos de adorno personal, de cosmética, de juegos, etc,...algunos de estos objetos los teneis en la galería de fotos) y creo que también había algún que otro objeto cedido por otros museos y que forman parte del contexto de los distintos periodos documentados en Carranque. Tras la estancia en el Centro de Interpretación salí al exterior a contemplar la Basílica, el Ninfeo y la Villa de Materno. De la primera pude contemplar sus fabulosas columnas, dos de ellas colocadas a modo de muestra para saber donde estaban posicionadas originalmente, y a un lateral, fuera de la estructura del edificio, colocadas unas cuantas sobre poyetes para poder ser contempladas por los visitantes. Tras saludar a otros dos pintores que junto a la basílica se encontraban dando forma sobre el lienzo a las ruinas de la misma y al contorno, pasé por una pasarela donde pude ver más claramente la planta de este edificio religioso, que bien pudo tener en origen un uso civil, según se dice en el video. Me llamó la atención un cartel explicativo donde se decía que, en la propia basílica, se habían encontrado las huellas de un perro y de una sandalia, cuya forma de la suela declaraba ser de época romana, por tanto bien se cree que pudieron ser del momento de su construcción dichas huellas. También se ha documentado un uso del edificio en época visigoda, árabe (hay unas inscripciones en árabe en una de las columnas) y ya posteriormente en época cristiana, como se ha comentado.
Luego ya, tras contemplar la estructura del Ninfeo y la nueva zona estudiada, entré en lo que fue la villa romana. La nave metálica que la protege, aunque pueda resultar algo fea, se antoja naturalmente necesaria para proteger los mosaicos, aparte que han pintado el exterior con motivos de la propia villa, lo que disimula un poco la sordidez de la estructura metálica.
Justo al entrar por la puerta en lo que fue la villa, ésta me causó gran impresión, igual fue la emoción de contemplar algo que aún no conocía pero que ya lo tenía interiorizado y de ahí que pareciera un reencuentro. Resultaba muy familiar contemplar la estructura de la villa, con el patio interior o peristilo propio de las casas romanas, la distribución de sus estancias y habitaciones y por su puesto sus mosaicos. La visita a lo que fue la villa se hace a través de una tarima o pasarela elevada, que te permite contemplar los mosaicos y la propia estructura del edificio. Justo a la salida de la nave que protege los restos de lo que fue la villa, pude contemplar que el lugar no se encuentra carente de residentes, había un pequeño grupo de pequeños gatos que por ahí campaban.
Hasta aquí mi visita a la villa romana de Materno. Ya después emprendí el camino hacia Carranque para tomar el autobus de vuelta a casa, no sin antes ver que ya todos los cuadros participantes en el certamen estaban colocados y numerados en la plaza principal, supongo que para que fueran valorados por un jurado y contemplados por todo aquel que lo estimara oportuno.
Muy recomendable ir a visitar esta villa romana, uno más de los tantos lugares interesantísimos para visitar en esta península del poniente europeo.

3 Comments:

Anonymous bloggesa said...

¡Qué bonito!

La crónica está estupenda y las fotos me gustan. Esa mezcla de la llanura manchega, con el sol cayendo a plomo, árboles en los caminos, que aportan la frescura y los mosaicos, todo aportando belleza y conocimiento.

Muchas gracias, Argantonios. Besitos.

11:52 a. m.  
Blogger Argantonios said...

Nada bloggesa, muchas gracias a ti, has sido una gran colaboradora proponiendo el que se hablara aquí de este lugar....por cierto, hablando de La Mancha, creo que tú eres manchega ¿no?, me suena de haberlo leído de ti en tu blog alguna vez.
Un abrazo.

2:11 p. m.  
Blogger ABRAHAM LÓPEZ MORENO said...

Me alegro de que disfrutes con el blog, por lo menos esa es mi intención y ánimo para conocer Cazorla, merece la pena.
Muchisimas gracias

5:39 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home